Las redes sociales

Si la época moderna se caracterizó por su industria, la posmodernidad es la era de la comunicación: quien posea los medios tendrá el poder.

Como asegura Manuel Castells, una de las máximas autoridades en sociología a nivel mundial, quien se mantenga al margen de las nuevas formas de comunicación – redes sociales, blogs, etc – terminará aislado socialmente.

Movimientos de gran importancia como la Primavera árabe, el 15M y Occupy London/Wallstreet, entre otros, han sido posibles debido al uso de nuevas herramientas; Internet, como una enorme red mundial, permite que accedamos a todo tipo de información, con una sorprendente inmediatez, evitando filtros y censuras por parte de las cúpulas que siempre han tenido la opción de alterar y controlar los medios tradicionales.

El gran alcance de Internet es evidente y, conscientes de ello, ha comenzado a ser un recurso constante para grandes marcas, personalidades del espectáculo, partidos políticos e instituciones tradicionales, como la Iglesia Católica.

La presencia del Tercer Sector en estas redes se ha hecho esencial. Los individuos, cada vez más, requieren un trato directo y un diálogo recíproco.

El trending-topic, los hashtag y otras herramientas de las que disponen los internautas, logran que la información se transmita de manera viral y en un plazo tan corto como nunca se hubiera imaginado.

Las facilidades para compartir recursos, noticias, proyectos,… son cada día mayores debido al aumento de usuarios de internet. La tecnología Android, con los dispositivos móviles y las tablets, ha hecho incrementar de manera exponencial el número de usuarios en muy corto plazo de tiempo y ha facilitado el acceso a aquellos que no disponían de equipos informáticos.

El número de empresas on-line se incrementa cada día. La facilidad de su puesta en marcha, con menor inversión y mayores posibilidades de éxito, es una de las razones principales.

Facebook, Twitter, Blogger, LinkedIn, Pinterest, Tumblr, Flicker, Instagram, Vimeo o YouTube son algunas de las plataformas que cada día alcanzan a más adeptos. Posibilitan el contacto con personas cercanas a nosostros pero también desconocidos con gustos, inquietudes o motivaciones similares a las nuestras.

Crowdpower

La nueva era que se está gestando en este momento se corresponde con este fenómeno de interacción. Como una evolución natural de nuestro modelo social, las personas no sólo se comunican, también proponen, intercambian, participan e interaccionan, dando lugar a cambios reales en espacios físicos.

La relevancia de este hecho es demostrable. La plataforma de acción Change.org se ha convertido en una herramienta de enorme influencia para la lucha contra las injusticias y el emprendimiento de campañas para el cambio social en cualquier lugar del mundo. A día de hoy, en su página contabilizan 15.345 victorias en 196 países distintos. Su lema:

“Empoderando a las personas para crear los cambios que quieren ver”.

Crowdfunding

Una de las soluciones, para la financiación en tiempos de crisis, que ha nacido de la mano de internet, es el crowdfunding. Consiste en la aportación, colectiva o en masa, de diversas cantidades de dinero para financiar proyectos y evitar así la cesión de las creaciones a otros.

De manera progresiva, han ido aumentando enormemente el número de plataformas que facilitan este servicio. Han resultado ser un gran éxito en la mayor parte de los casos, ¿cuál es el secreto?

– Transparencia.
– Intercambio simétrico.
– Responsabilidad, por hacer lo que se desea.
– Promueve la excelencia para causar el interés.
– Eficiencia; el 100% de los recursos obtenidos se dedica a este fin.
– Protege la libertad creativa, sin injerencias de los financiadores.
– Método sencillo de participación.
– Proceso alentador de gestación, gracias al apoyo del público.
– Sensación de conquista, una vez logrado.
– Aporta poder a la comunidad, la unión da fuerza.

En ocasiones, el aporte que se realiza se ve recompensado, en función de la cantidad aportada. Como la financiación de un disco. Según el dinero invertido, puedes obtener a cambio una mención en las notas de agradecimiento, una copia del mismo, unas entradas para el concierto de presentación, etc. Sentir que has ayudado a que un trabajo en el que crees llegue a publicarse es una buena motivación para la mayoría.

Es vital asegurar la fiabilidad de los credenciales de cada proyecto, por lo que se debe realizar una investigación previa sobre su viabilidad, para evitar estafas.

El plazo para lograr que se recaude la cantidad necesaria suele ser de 40 días, margen para la devolución de dinero en las modalidades de cobro Paypal, Mastercard o Visa. Dado que si no se logra la cifra estipulada el dinero no se entrega.

La oferta de plataformas de crowdfunding ha facilitado que se especialicen en determinadas áreas. Algunas promueven la creación de empresas, otras se interesan más por iniciativas artísticas o culturales y algunas centran sus esfuerzos en generar beneficios que recalen en la sociedad.

Casi todas están creadas bajo una misma estructura, en la página inicial se muestran  los proyectos en vigor, con reseñas de los más populares o los que mayor seguimiento están teniendo. Destacando el acceso a crear un proyecto o un perfil, la información sobre lo que son y a qué se dedican; en todas ellas, los proyectos se distribuyen por categorías.

Hay muchas más pero aquí tienes una recopilación de las más importantes a nivel nacional e internacional:

Kickstarter | www.kickstarter.com
Con sede en Nueva York, es una de las plataformas líderes a nivel mundial. Dedica su espacio a proyectos creativos, como cineastas, músicos, artistas y diseñadores. Con más de 96.000 iniciativas financiadas, ha demostrado sobradamente la relevancia que ha adquirido el crowdfunding.

Indiegogo | www.indiegogo.com
En la misma línea que Kickstarter, promociona iniciativas que permitan una producción independiente de individuos, empresas y organizaciones sin ánimo de lucro. Muchos de los proyectos financiados con éxito pertenecen al sector del cine independiente.

Verkami | www.verkami.com
De origen catalán, es una de las más potentes en nuestro país. Se dirige a creadores independientes, emprendedores, promotores culturales y asociaciones que busquen financiación para encontrar mecenas que ayuden a materializar sus ideas.

Ideame | www.idea.me
Es una página creada por latinoamericanos para latinoamericanos -aunque permite los mecenazgos desde otras partes del mundo-. Fundada en Argentina, su intención principal es crear una comunidad que se interese en el mercado latinoamericano y lograr el apoyo el apoyo a aquellas personas con alguna habilidad creativa. Desarrollan planes de patrocinio con grandes marcas para catapultar aquellas ideas que sean más exitosas.

Con fines sociales u orientados a las organizaciones sin ánimo de lucro, encontramos:

Crowdrise | www.crowdrise.com
Considerado uno de los mejores recursos para conseguir dinero en causas benéficas, fue galardonado con el Top 25 Best Global Philanthropist. Es una mezcla de crowdfunding, redes sociales y concursos que amplían el alcance de las ONG.

Causes | www.causes.com
En la misma línea, dice haber sido creada para el cambio. Proporcionando herramientas gratuitas y fáciles para la gente apasionada ayudando a correr la voz, encontrar partidarios, recaudar dinero y generar el impulso necesario.

Start some good | www.startsomegood.com
Proporciona herramientas para iniciativas de cambio social, ya sea sin ánimo de lucro o con fines de lucro, para obtener los fondos que necesitan para marcar la diferencia.

Razoo | www.razoo.com
Tomando la generosidad y la filantropía como formas de vida, proponen mejorar el mundo ayudando a financiar a las más de un millón de organizaciones sin ánimo de lucro que están registradas en su comunidad.

Goteo | www.goteo.org
En palabras de la plataforma, es:

“Una red social de financiación colectiva -aportaciones monetarias- y colaboración distribuida -servicios, infraestructuras, microtareas y otros recursos- desde la que impulsar el desarrollo autónomo de iniciativas, creativas e innovadoras, que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y/o el código abierto”.

El dinero necesario para los proyectos es denominado inversión capital riego. Apoyan las ideas cuyos fines sean de carácter social, cultural, científico, educativo, tecnológico o ecológico, que generen nuevas oportunidades para la mejora constante de la sociedad y el enriquecimiento de los bienes y recursos comunes a todos.